Conectate con nosotros

HOY ESCRIBE EN LA NOTICIA

10 consejos para lograr tus objetivos en vísperas de Año Nuevo

Publicado

en

Redactado por: Psicóloga Violeta Gutiérrez

Para conseguir aquello que nos proponemos no es suficiente con experimentar esa fuerza motivadora inicial; hay que saber gestionarla y plasmarla en acciones que nos ayuden a progresar. Por eso, aquí te dejamos algunos consejos para lograr tus objetivos, basándonos en los principios de la Psicología aplicada al desarrollo personal.

Consejos para lograr tus objetivos (en cualquier ámbito da la vida)

Tener objetivos que perseguir en el día a día es lo que nos hace movernos, y fijarse metas y luchar por ellas está íntimamente relacionado con el bienestar y la salud mental. De hecho, uno de los principales motivos o síntomas en una depresión es la pérdida de ilusión e interés por objetivos vitales. En otras palabras, establecer metas nos ayuda a estar bien. Porque si no tenemos objetivos en la vida podemos pasar por una etapa de crisis existencial.

Pero los objetivos son importantes no solo para nuestro bienestar emocional y desarrollo personal, sino que fijar objetivos contribuye positivamente a otras áreas de nuestra vida, como el rendimiento deportivo o laboral. Esto permite controlar aspectos psicológicos importantes como la atención, la autoconfianza o a la motivación, que son tan importantes para poder rendir a un nivel óptimo.

Cómo conseguir mis objetivos

Aquí tienes 10 claves para lograr tus objetivos y recuperar tu ilusión por las metas vitales. Eso sí, ten en cuenta que cada uno de estos principios debe ser adaptado a tu caso particular y a tus necesidades específicas.

  1. Encuentra un objetivo realista pero desafiante

Los objetivos deben ser realistas porque de lo contrario pueden provocarnos una tremenda frustración. Por tanto, hay que conocer y analizar los recursos de los que se dispone a la hora de alcanzar la meta. Ahora bien, los objetivos que nos fijamos deben ser desafiantes y deben suponer un reto para de esta manera mantenernos siempre motivados. Esto es posible conseguirlo a través de un proceso activo de pensamiento, es decir, gracias a la autorreflexión.

  1. Impregna tu objetivo de emociones positivas

Cuando ya tengas tus objetivos en mente, haz una lista de las cosas positivas que obtendrás al alcanzarlos. Piensa en esas cosas que te motivan de la meta o cómo te sentirás cuando lo logres. Recordártelo a diario te va a ayudar a superar los momentos difíciles, que siempre los hay. Por otro lado, algunas personas disfrutan recordando frases motivadoras. Desde Psicología y Mente hemos elaborado una lista de frases motivadoras que te darán una dosis extra de fuerza para lograr tus objetivos:

  1. Crea una representación visual de la escena

Además del punto anterior, también puedes crear una imagen visual del proceso y el resultado. Por ejemplo. si un incremento de salario significa que puedes llevar a tu familia de vacaciones, corta imágenes y pégalas en un mural o pedazo de papel y cuélgalo en tu habitación. Esto te motivará para seguir adelante cada vez que lo veas.

  1. Compártelo

Este punto está especialmente indicado para los objetivos empresariales (y también deportivos). De hecho, uno de los tipos de liderazgo más importantes hoy en día es el liderazgo transformacional, pues estos líderes son capaces de hacer que los empleados conecten con su idea de la meta u objetivo .Los líderes transformacionales son personas carismáticas e influyentes, y poseen una inteligencia emocional elevada. Diversos estudios han demostrado que son líderes más eficientes, pues motivan y aumentan la productividad y la eficiencia del grupo.

  1. Ten paciencia

Ahora es el momento de tener paciencia y seguir luchando. Puede que no todo salga como has deseado a la primera, pero debes seguir peleando por eso que tanto deseas. Una de las claves del éxito es levantarte tantas veces como te has caído. En los momentos malos, piensa que es normal que no todo salga a la perfección.

  1. Desglosa tus metas

Muchas personas abandonan sus objetivos porque sus metas son demasiado altas. Por eso, es importante desglosar los objetivos en metas a corto, medio y largo plazo. Esto es clave para una correcta planificación y, además, las metas a corto y medio plazo pueden darte un extra de motivación y autoconfianza para seguir adelante y lograr el objetivo final.

  1. Ponle fecha

Y claro, cuando ya has planificado el camino a seguir para conseguir las metas tanto a corto, medio o largo plazo, es momento de ponerles fecha. De esta manera te exigirás más a la hora de lograrlo, te servirá de feedback y te ayudará a seguir al pie del cañón.

  1. Plásmalo en papel

Tener la idea en la cabeza de lo que quieres puede no ser suficiente para lograr tus objetivos. Ahora bien, aunque crear una representación visual de la escena puede ser muy útil, es mucho mejor si, además, lo plasmas todo en papel. De esta manera puedes desglosar las metas y seguir el calendario que has planificado.

  1. Tómate 10 minutos cada día para recordarte lo increíble que será lograr tus metas

Ahora que ya tienes la escena visual y lo has plasmado todo en papel. Utiliza 10 minutos de tu día para recordarte lo que quieres y los pequeños logros que has ido consiguiendo con el tiempo. De esta manera estarás más cerca de conseguirlo.

  1. Lleva a cabo una acción diaria

Esta bien recordarte cada día lo que quieres lograr, pero sin pasar de las ideas a la acción difícilmente lo lograrás. Para ello, márcate diariamente pequeños pasos para lograrlo y cúmplelos. Así alcanzarás tus metas antes de lo que crees.

 

 

 

Contacto Teléfono: 6484694143

Facebook: Psicóloga Violeta Gutiérrez

Instagram @psicologagutierrez

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HOY ESCRIBE EN LA NOTICIA

¿Qué es la homosexualidad?

Publicado

en

Redactado por: Psicóloga Violeta Gutiérrez

La homosexualidad es la atracción erótica, romántica y sexual que una persona experimenta de manera sostenida por individuos de su mismo sexo. Es decir, los hombres homosexuales son aquellos que se sienten atraídos por otros hombres (y son comúnmente llamados gays) y las mujeres homosexuales son aquellas que se sienten atraídas por otras mujeres (y son comúnmente llamadas lesbianas).

El término homosexualidad fue empleado por primera vez en alemán (homosexualität) en el siglo XIX por el escritor y activista austríaco Karl María Kertbeny.

Durante mucho tiempo, la homosexualidad fue mal vista e incluso perseguida por motivos religiosos o morales, a pesar de que se trata de una conducta de larga data en la historia humana. Aunque en la actualidad ha sido reconocida como una orientación sexual y no como una patología, existe aún cierto estigma al respecto en los sectores fundamentalistas de la sociedad.

Por esa misma razón, no resulta sencillo determinar cuántas personas homosexuales existen en el mundo. Muchas de ellas lo son abierta y libremente, mientras que otras prefieren manejar su intimidad en la más estricta discreción, e incluso hay quienes practican las relaciones homosexuales de manera esporádica, eventual o secreta. Existen numerosos colectivos y agrupaciones sociales que luchan, justamente, por la normalización y aceptación de la homosexualidad en la sociedad y la abolición de estos prejuicios y tabúes.

Diferencias entre la orientación sexual y la identidad de género

La homosexualidad es una orientación sexual, es decir, una forma de atracción o interés sexo afectivo, que por lo tanto tiene que ver con el objeto de deseo. Las personas homosexuales (o bisexuales, si se interesan tanto en su mismo sexo como en el contrario) pueden tener diferentes tipos de identidad de género, sin que eso tenga que ver con su preferencia a la hora de establecer vínculos eróticos y románticos.

En cambio, la identidad de género tiene que ver con la autopercepción de los individuos en materia de género, es decir, cómo se perciben de acuerdo a los roles sociales establecidos culturalmente para cada sexo. Así, una persona puede percibirse a sí misma como hombre o mujer, o ambas cosas a la vez, o como alguien que ocupa un lugar por fuera de dicha conformación binaria. Esta identificación, sin embargo, es de tipo interior: psicológica, mental, emocional, y no tiene que ver con la elección de un objeto de deseo u orientación sexual.

Homosexualidad en la historia

La homosexualidad no es un fenómeno nuevo en la historia humana. En diferentes tradiciones mitológicas antiguas se hace referencia a amores homosexuales entre dioses, héroes y distintos tipos de seres míticos. Un caso muy conocido es el de la Antigua Grecia, en cuya sociedad las relaciones homosexuales tenían un lugar aceptado y reconocido, pues se consideraba que ciertas formas de amor eran únicamente posibles entre hombres.

En la antigua ciudad de Esparta, por ejemplo, se fomentaban las relaciones homosexuales entre soldados, como una forma de estrechar el nexo entre quienes irían juntos a hacer frente a la muerte.

De un modo similar, en la Antigua Roma, las relaciones homosexuales eran relativamente cotidianas, aunque los roles pasivos podían tener una connotación de mayor o menor sometimiento, por lo que era usual que los hombres tuvieran amoríos con jóvenes efebos o con esclavos.

La feroz persecución de la homosexualidad en Occidente fue fruto de la expansión del cristianismo, religión heredera de los rigurosos preceptos morales del judaísmo. En ambas tradiciones la judía y la cristiana, la homosexualidad es no solo mal vista, sino que constituye un pecado que amerita el castigo divino y el rechazo social.

Incluso en la era moderna, la homosexualidad siguió siendo considerada como una desviación o un problema psiquiátrico, y hubo numerosos y tortuosos intentos por diseñar mecanismos de conversión o cura, que consistían en torturar física y psicológicamente a la persona, en ocasiones causando daños permanentes. Hubo que esperar hasta 1990 para que la Organización Mundial de la Salud eliminase de su lista oficial de patologías mentales a la homosexualidad tanto masculina como femenina.

Homofobia y legalidad de la homosexualidad en el mundo

La homofobia puede manifestarse como desprecio, discriminación o incluso violencia física. La homofobia es el miedo o la angustia inmanejables frente a las personas homosexuales, que normalmente conducen hacia distintas formas de agresión en su contra: el desprecio abierto, la discriminación o peor aún, la violencia. Se trata de un fenómeno tristemente común en la sociedad contemporánea, considerado junto con el racismo, la xenofobia y la transfobia como obstáculos a superar para la construcción de una sociedad más igualitaria.

Sin embargo, existen sociedades en las que las leyes mismas fomentan el sentimiento homofóbico. En distintas naciones fundamentalistas y religiosas, como ciertas corrientes del judaísmo y del islam, la homosexualidad puede ser motivo de castigo por parte de la comunidad, o peor aún, de sanciones legales que van desde el encarcelamiento hasta la ejecución. En la república islámica de Irán, por ejemplo, son comunes los ajusticiamientos de homosexuales.

¿Es la homosexualidad una elección?

Ni la homosexualidad ni la bisexualidad ni la heterosexualidad son aspectos de la persona que dependan sencillamente de su preferencia. En la actualidad se ignora exactamente qué factores genéticos, de crianza o de personalidad pueden determinar la orientación sexual del individuo, que por otro lado no siempre constituye un aspecto único, de su personalidad.

 

 

Contacto Teléfono 6484694143

Facebook Psicóloga Violeta Gutiérrez

Instagram @psicologagutierrez

Continuar leyendo

HOY ESCRIBE EN LA NOTICIA

Cómo salir del closet de la forma más segura

Publicado

en

Redactado por: Psicóloga Violeta Gutiérrez

Identificaste tu preferencia sexual eso es algo importante y tal vez lo quieres compartir con tu familia, tus amigos y otras personas, o tal vez prefieres no compartirlo con nadie por ahora.

Es posible que, al salir del closet sientas alivio al poder mostrarte real y auténtico. Pero es probable que también te estés preguntando cómo cambiaría tu vida si sales del closet:

Hay muchas razones que hacen que la gente opte por salir del armario. He aquí unas pocas de ellas:

Se siente preparada para empezar a salir con alguien y quiere que sus familiares y amigos más cercanos lo sepan.
No le gusta que la gente hable a sus espaldas ni que asuma cosas sobre ella que no debería asumir.
Está harta de oír que otras personas utilizan estereotipos o etiquetas negativas sobre ella.
Tiene la sensación de que está viviendo una mentira o engañándose a sí misma y quiere sentirse aceptada por quién es en realidad.

También hay muchas razones por las que la gente decide no salir del armario, como las siguientes:

No acaba de estar segura sobre quién es en realidad o sobre cómo se siente. Todavía se está intentando aclarar al respecto.
Teme recibir acoso escolar, malos tratos, discriminación e incluso agresiones físicas.
No lo saben los demás miembros de su familia, sus amigos y el resto de su comunidad y le preocupa qué podría ocurrir si lo averiguaran.
Vive en una comunidad que no acepta pertenecer a la comunidad LGBTQ+.
La mayoría de la gente va saliendo del armario de forma progresiva. Se lo empieza contando a su terapeuta o psicólogo, a sus mejores amigos y/o a su familia más cercana. Cosas a tener en cuenta

Salir del closet es una decisión personal muy importante. No podrás saber realmente cómo reaccionaran los demas hasta que llegue ese momento. A veces encontrarás pistas sobre qué piensa la gente a partir de la forma en que habla sobre la comunidad LGBTQ+: ¿Es de mente abierta y acepta las diferencias o es negativa y rechaza todo lo que es diferente?

La puedes ir viendo cómo van las cosas sacando a colación temas relacionados con la comunidad LGBTQ+. Escucha las respuestas de la gente cuando le hagas preguntas de este tipo: «He estado leyendo sobre el matrimonio entre homosexuales. ¿Qué opinas al respecto?». Aunque creas que alguien podría reaccionar positivamente ante tu noticia, seguirás sin tener ninguna garantía al respecto. Cada persona responde según su propia situación: unos padres que aceptan a la perfección a un amigo que pertenece a la comunidad LGBTQ+ se pueden alterar mucho cuando su hijo salga del armario. Esto se puede deber a que les preocupa que lo discriminen. O a su lucha interna, porque sus creencias les indican que es malo pertenecer a la comunidad LGBTQ+.

He aquí algunas cosas a tener en cuenta si estás pensando en salir del armario:

Confía en tu instinto

No te sientas forzado a salir del armario por la presión de tus amigos o de determinadas situaciones. Salir del armario es un proceso. Cada persona está preparada para dar ese paso en momentos diferentes de su vida. Tal vez quieras ser abierto sobre quién eres, pero también necesitas pensar en tu propia seguridad. Si existe el menor riesgo de que te hagan daño o de que te echen de casa, probablemente lo más seguro sea esperar.

Piensa en todas las posibilidades

Hazte las siguientes preguntas: «¿En qué medida salir del closet podría hacerme la vida más difícil? ¿En qué medida salir del closet podría hacerme la vida más fácil? ¿Merece la pena?»

Construye un sistema de apoyo

Si no puedes hablar abiertamente sobre tu identidad sexual o si estás intentado averiguar si deberías o no salir del armario, te puede ayudar el hecho de acudir a un psicólogo o terapeuta. Disponer de un sistema de apoyo te puede ayudar a planificar cómo salir del armario (o cómo no salir, según el caso). Tu sistema de apoyo también te puede ayudar a afrontar las cosas si algunas de las reacciones de la gente cuando salgas del armario no son las que esperabas, o si necesitas un alojamiento de emergencia.

Relativiza tus expectativas

La gente a quien informes sobre tu orientación sexual puede no reaccionar cómo tú esperabas. Es posible que compruebes que algunas de tus relaciones tardan cierto tiempo en volver a ser como antes. Y habrá otras que cambiarán para siempre. Es posible que tanto tus amigos como tus familiares, incluso hasta los padres más comprensivos, necesiten un tiempo para encajar la noticia.

Identifica la presión de tus iguales

Salir del armario es una decisión exclusivamente tuya. Incluso aunque otras personas que conoces ya hayan salido del armario o si ya has salido del armario ante algunas personas, pero no ante otras, nadie tiene nada que decir sobre cuándo, cómo o a quién le hablas sobre tu orientación sexual.

Reflexiona sobre la información personal y privada

La forma más segura de compartir tu información personal es a través de un profesional de salud mental. Los psicólogos tienen la obligación de mantener en secreto toda información personal que compartas con ellos solo si ellos creen que no te harás daño ni se lo harás a otras personas. Si tu terapeuta o psicólogo creyera que podrías hacerte daño o hacérselo a otra persona, estaría obligado a informar al respecto.

Se trata de un proceso que dura toda la vida

Salir del armario es un proceso que dura toda la vida. Si decides salir del armario, es importante que te lo recuerdes y que no te dejes desanimar por el esfuerzo que implica. Irás haciendo nuevos amigos, aumentará tu familia, tendrás nuevas parejas y formarás nuevos grupos a lo largo de tu vida. Te irá resultando más fácil cuando te sientas seguro de ti mismo y cuando tu entorno social sea abierto y compresivo. Pon siempre tu seguridad y bienestar por encima de todo. Salir del armario es una decisión personal. Tómate tu tiempo pare reflexionar sobre qué es lo mejor para ti.

 

 

Contacto Teléfono 6484694143

Facebook Psicóloga Violeta Gutiérrez

Instagram @psicologagutierrez

Continuar leyendo

HOY ESCRIBE EN LA NOTICIA

Algo no me cuadra con el supuesto redondeo de OXXO

Publicado

en

Colaboración por Francisco Chávez, ciudadano

El día de hoy 11 de junio de 2024 acudí a comprar un refresco a la cadena comercial y sin preguntarme, me aplicaron el redondeo, que correspondió a $0.50 pesos, con el concepto de “pago ayuda Pro”, por lo que me di a la tarea de revisar el informe de esta cadena comercial que se encuentra en la pagina https://www.oxxo.com/pdfs/IS_FEMCO_2021.pdf, que corresponde a las operaciones del año 2021 (fue el más reciente que encontré en línea). Se menciona que por este concepto se recaudaron $79,5000,000 m/n y se asignaron a 260 instituciones, agregando un signo de + antes de la cifra, indicando que se entregó un poco más de esta cantidad, por tanto, al revisar el número de operaciones diaria de esta cadena, se muestra, en este mismo informe, que se realizan un promedio de 13,000,000 de operaciones; Dicho lo anterior, al hacer un simple ejercicio matemático, nos muestra que por concepto de redondeo diario debieran ingresar $6,500,000 pesos mexicanos, tomando en cuenta que 50 centavos es el medio aritmético de un peso, por tanto, se toma como referencia esta cantidad y considerando que estos establecimientos no cierran ningún día del año, lo multiplicamos por 365 días que tiene el año, dando un resultado de $2,372,500,000.00 m/n pesos mexicanos en un ejercicio anual.

Pero esta operación matemática se realizó con cifras de 2021, y teniendo en cuenta el ritmo de crecimiento de esta cadena y de sus operaciones, esta cantidad ya debe de rondar los cinco mil millones de pesos mexicanos, lo que es un negocio bastante jugoso. Sin tomar en cuenta que de las donaciones aportadas se deduce de impuestos, que eso sería materia de otra reflexión.

Yo creo que OXXO debe explicarnos a nosotros sus clientes y consumidores esta irregularidad.

Continuar leyendo

#Tendencias